En el corazón de Hogar de Cristo

En esta edición el testimonio de historias de vida tiene un toque diferente,  le pedimos a Plácido Orosa Fernández, médico y presidente de la ONG viviendas para los sin techo de España, su testimonio, a propósito de su visita y recorrido por las zonas de la Perimetral Noroeste y en HdC

Acabo de regresar de Ecuador en donde he pasado unos días, puntualmente en Guayaquil; ya hacía dos años que no la visitaba y quería ver la evolución global, valorada desde el tiempo y la distancia.

Empecé a recorrer los subcentros de salud de las zonas pobres de la Perimetral noroeste, me reuní con sus médicos y personal auxiliar, en donde pude comprobar que con escasos medios y salarios, ofrecen una más que digna atención a los pacientes pobres, no se quejan y están contentos con su actividad.

Las charlas mantenidas con ellos ponen de manifiesto que están en primera fila de percepción de la miseria y refieren carencias de todo tipo como origen de las enfermedades. Mucha de la patología deriva del tipo de vida que llevan, con problemas psíquicos y físicos, por su mala alimentación, falta de ejercicio e imposibilidad de cumplir tratamientos inasequibles para sus maltrechas economías. La excesiva ingesta de grasas e hidratos de carbono son la causa de la epidemia de obesidad, diabetes e hipertensión que se detecta en Ecuador y todo ello son los gérmenes de masivas y futuras patologías cardiovasculares.

He visto el empeño de los profesionales y voluntarios de HdC por mejorar la situación de la gente a base de dedicación, vocación, cariño y afecto. Persisten los problemas de fondo (pobreza, inseguridad e incultura), pero hay una obsesión general en ayudar y solucionarlos.

Los  esfuerzos e ideas para modernizar los subcentros ayudaran a mejorar su salud; como muestra referir la reciente instalación de un aparato de electrocardiogramas y en el futuro próximo un ecocardiógrafo, también se contará con una asistencia rotatoria de médicos especialistas voluntarios.

Se observa un interés por mejorar la calidad de vida en su integridad con la puesta en marcha de las novedosas “vacas mecánicas”, productoras de leche de soya, solucionando carencias y defectos alimentarios crónicos.

El aprendizaje obtenido de los huertos familiares, ayudará a que sea más racional y variada la alimentación con la consiguiente mejoría de los parámetros biológicos tales como la obesidad, verdadera plaga en Guayaquil.

Todo pasa por la renovación de estructuras y rediseño de las actividades de la ONG (nuevas formas de viviendas, convenios en educación y sanidad, potenciación de la capacitación y microcréditos, etc.).

Todo lo que he visto me produce la sensación de que esta obra es como una isla creciente que irradia y contagia ilusión y debe de ser un ejemplo a seguir dentro de la erradicación de la pobreza, no sólo en Ecuador sino a nivel de cualquier espacio o nación  pobre del mundo”.

About Hogar de Cristo - Ecuador

Cuenta manejada por el departamento de Comunicaciones de Hogar de Cristo, Ecuador.
This entry was posted in Fuegos que encienden otros fuegos: Historias de Vida and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s