Un profesor valenciano cambia sus vacaciones por ayudar a los más desfavorecidos en Ecuador

Fernando Rodrigo imparte clases de informática a 500 niños y un grupo de adultos en Guayaquil

Captura de pantalla

En el periódico Paraula, de Valencia (España), se publicó una noticia acerca de un voluntario de Hogar de Cristo.

 

Fernando Rodrigo, profesor de Tecnología en el IES Les Alfàbegues de Bétera, ha decidido este verano cambiar sus vacaciones por ayudar a los más desfavorecidos y ha viajado de misionero un mes y medio, con la ONG jesuita Hogar de Cristo, a un barrio
marginal de la ciudad ecuatoriana de Guayaquil.
Es la primera vez que Fernando realiza tareas de voluntariado en el exterior, aunque, como él mismo asegura hacía tiempo “que tenía inquietudes por la colaboración o trabajo solidario”. Lo que le impulsó a dar el paso al frente fue el haber trabajado el anterior curso con un grupo de chicos marginales del instituto donde trabaja.
“Con ellos me he dado cuenta de que te dan más ellos a ti que tú a ellos, lo agradable y satisfactorio que llega a ser una palabra de cariño o de agradecimiento y tomé conciencia de las grandes bolsas de marginación que tenemos a nuestro alrededor; mucho más en otros países o entornos”, añade.
Una vez tomada la decisión y optando por la ONG de los jesuitas Hogar de Cristo, que nació en Chile y “se encuentra en Ecuador desde hace 42 años desarrollando proyectos y actividades en toda la costa del país”, Fernando se pagó el billete de avión y se marchó “a uno de los barrios de Guayaquil con mayor degradación y marginalidad de una ciudad tremendamente caótica y violenta que tiene una tasa de inmigración interna muy alta”, ha afirmado.
Comparte casa, cedida por la ONG, con otros 11 voluntarios, dos de ellos sociólogos valencianos y añade que “esto no son unas vacaciones ni un viaje solidario”, ya que el billete, los desayunos y las cenas “salen de mi bolsillo”, sino “una experiencia durísima para la que hay que estar muy motivado y preparado”.
En un principio se marchaba para la construcción de varias viviendas, pero al ver la experiencia de Fernando en la docencia le pidieron que “diera clases de informática en un aula dispuesta para tal fin y a la que acuden unos 500 niños a lo largo de la semana, como a un grupo de adultos interesados que gestionan unas monjas de la parroquia donde estoy”. Tareas que realiza “desde una óptica de fe o de pensamiento muy concreto”.

 

Compañeros solidarios

Pero Fernando no ha ido sólo a trabajar, se ha llevado consigo una ayuda económica y de material docente gracias a la solidaridad de sus compañeros de instituto, coral y familia. “Cuando tuve la aprobación para mi estancia, mandé un email a mis compañeros y mi familia, para que voluntariamente, cada persona pudiera aportar dinero o enseres para una donación. Mi sorpresa fue que en una semana pude recoger 2.950 dólares y una cantidad de material escolar y ropa nueva o usada hasta sobrepasar el límite de equipaje del avión”.
Para Fernando, quedarse sin vacaciones no es ningún problema si a cambio “vives una experiencia inigualable cuando mis niños y niñas se me cuelgan del brazo, cómo quieren que les choques la mano, la sonrisa de felicidad que tienen, la mirada tan limpia, etc. De verdad creo que son más felices ellos que nosotros”.

 

ENLACES DE INTERÉS: www.paraula.org y www.archivalencia.org

About Hogar de Cristo - Ecuador

Cuenta manejada por el departamento de Comunicaciones de Hogar de Cristo, Ecuador.
This entry was posted in Fuegos que encienden otros fuegos: Historias de Vida, Noticias HdC and tagged , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s